Cunnilingus2. Preparando la Carne

Cunnilingus2. Preparando la Carne

Antes de empezar a cocer conviene bien saber qué se va a cocer. Por eso, esta segunda entrega se centrará en conocer la materia prima que vas a cocinar para conseguir su placer.

Por supuesto es una forma de hablar porque la materia prima es todo su cuerpo, pero el centro de la técnica se sitúa en los genitales y alrededores. En la geografía erótica de la piel hay un esquema de los genitales femeninos, en este post voy a profundizar un poco.

 

Muslos 92-94: Sobre todo la cara interna y la más cercana a la ingle. Es piel delicada y sensible. Acariciarlo excita mucho.

Ingles (85-86): Son zonas sensibles y delicadas. Las caricias erotizan mucho y, por lo tanto cualquier acción brusca puede provocar malestar o dolor.

Subglúteos (39 y 41): Sensibles mucho más que los glúteos. Su caricia es muy eficaz desde el punto de vista erótico. También son zonas a castigar si queremos infligir dolor (siempre con consentimiento).

Ano (91): Es muy, muy sensible y está muy, muy vascularizada.  Esto quiere decir que duele y sangra con facilidad. Sé extremadamente delicados a la hora de manipular  ¿Y qué pinta el ano en esto del cunnilingus? Ya lo explicaré, pero como adelanto puedo decirte que puedes lamerlo o estimularlo con el dedo. Pero eso sí, cuidado con las uñas. Por favor.

Perineo (90): Se trata del trozo de piel que va desde la entrada de la vagina al ano. Es una zona muy sensible y por eso necesita ser acariciada o lamida con mucho cuidado.

 

Monte de Venus (89): Hasta hace poco bastante peludo y, por lo tanto, difícil de estimular con la lengua. Pero con la moda del depilado ahora puede recibir mayor estímulo. En realidad es el reflejo en la piel de una pequeña almohadilla de grasa situada encima del hueso púbico.

Su función podría estar relacionada con servir de acolchado durante el coito, aunque esto no está totalmente claro.

Eso sí, la piel del Monte de Venus tiene gran cantidad de terminaciones nerviosas, así que la caricia es bastante eficaz en esta zona.

Un último dato: Los hombres también tiene monte de Venus.

 

 

Labios mayores

Empiezan en el monte de venus y terminan en el perineo. Rodean los labios menores y la entrada de la vagina.

En algunas mujeres tienen pelos, en otras no. Y esta vez no hace falta depilarlos. Por la cara externa la piel es rugosa, por la interna es más sensible.

 

Labios menores

Si inician en el capuchón del clítoris formando un prepucio (si, las mujeres tienen un prepucio), discurren dentro de los labios mayores y terminan en el perineo.

Su piel es mucho más delicada que la de los mayores (¡Que también lo es!) por su naturaleza de tipo mucosa. Está muy inervada y muy vascularizada.

Puedes aproximarte a saber la diferencia entre labios mayores y labios mayores comparando la sensación de tocar la piel de la cara con un cubito de hielo y hacer lo mismo dentro de la boca.

 

 

Clítoris

Mejor dicho, el glande del clítoris. Porque lo que ves es la punta de un iceberg. Este órgano tiene el mismo origen que el pene humano pero su función ha quedado relegada a únicamente proporcionar placer.

 

Detrás de la puntita que ves asomar viene un tronco que se interna en el pubis para luego bifurcarse en dos cuerpos cavernosos, como el pene.

En órgano eréctil, como el pene. Y sensible, mucho, como el pene. Necesita estar erecto para ser acariciado, como tu pene.

Por eso esta es la última zona que debes tocar directamente con la lengua o el dedo y siempre estando muy seguro de que la chica está muy excitada ¿O es que a ti te gusta que te rocen con el dedo el glande del pene directamente cuando no está erecto?

 

Uretra

Debajo del clítoris hay una estructura, que puede ser confundida con esta. Es la salida de la uretra. Es por donde sale el pipi. Si hay una buena higiene no debes notar ningún sabor extraño. Y si observas humedad en la zona puedes estar seguro de que no se trata de orina.

Porque alrededor de esta zona existen unas glándulas muy interesantes. Se llaman glándulas de Skeene. Son las responsables emitir un flujo 

muy especial porque se parece mucho al que secreta la próstata masculina. Seguramente son responsables de la llamada eyaculación femenina, la menos espectacular pero seguramente la más común.

Un poco más abajo están las de Bartolino cuya misión es lubricar la entrada de la vagina (sólo de la entrada, porque la mayor parte de la lubricación viene del interior), aunque algunos investigadores les atribuyen también la emisión de feromonas.

No pierdas el tiempo buscándolas porque son muy difíciles de ver. Sólo debes saber que están ahí y que la humedad que detectas no es orina.

 

 

Vagina

Debajo de la uretra empieza ya la vagina.

 

Es también objeto de atención durante el #cunnilingus y puede ser una gran idea estimularla. Es precisamente la parte más cercana a la entrada la más sensible.

Entre tres y cinco centímetros (dependiendo de cada mujer) encontrarás una zona comúnmente llamada punto G. Las últimas investigaciones consideran esta zona como región a través de la que se puede estimular el clítoris desde dentro.

La debes tener en cuenta a la hora de ofrecer esta técnica a la chica, porque cuando la aprietas con la fuerza óptima combinada con la estimulación oral del glande del clítoris, produce gran placer.

 

 

 

 

Escrito por:

Jordi Cascón Colaborador de TupperSexAndalucia

http://Erotonomía.com

No Comments

Post A Comment