Consejos para practicar sexo anal

Consejos para practicar sexo anal

El sexo anal es una de las prácticas que ha ganado más popularidad en la actualidad. Lejos de los antiguos prejuicios que se cernían a su alrededor, hoy en día, al igual que el sexo oral, se ve de una forma más normalizada. Sin embargo, para que sea una experiencia placentera, en vez de un mal recuerdo, vale la pena tomar ciertas precauciones previas.

Por eso hoy en nuestro Tuppersex en Andalucía os traemos algunos consejos para practicar sexo anal.

Preparación previa

El sexo anal requiere preparación previa, lo que significa que no es algo tan espontaneo como se puede pensar. Para practicarlo, es pertinente realizar una lavativa o un enema previamente para que toda la zona esté liste. Hace falta tener algunos implementos —de los que ya hablaremos en el siguiente punto— y es necesaria la estimulación. Si para el sexo convencional el juego previo es algo necesario, para el sexo anal será algo imprescindible. Porque, para lograr que el ano se dilate lo suficiente para poder ser penetrado, es necesaria excitación y estimación de la zona. De otra forma, será muy difícil lograrlo.

Procura que no falte nada

Para el coito vaginal, solo es necesario contar con un preservativo adecuado, pero, para el sexo anal es diferente. Porque además de los preservativos, será necesario contar con una buena cantidad de lubricante; hay que recordar que, a diferencia de la vagina, el ano no lubrica de forma natural y para hacerlo más placentero y menos doloroso, será pertinente usar una buena cantidad de lubricante. Hay lubricantes hechos especialmente para el sexo anal, pero también son buenos los de base de silicona —los de base acuosa también, pero tienden a ser absorbidos rápidamente por la piel, así que necesitarás una cantidad considerable.

Además del preservativo y del lubricante, puedes contar con algún juguete que te ayude con la dilatación, como las bolas tailandesas o un plug anal —pero no es prescindible, ya que puede ser estimulado con los dedos-, y procura siempre mantener una toalla cerca, puesto que, si hay un accidente, se hará más fácil limpiarlo de esta forma.

Tómatelo con calma

El sexo anal, además de tener una importante carga física, tiene una importante carga emocional. Se trata de tener paciencia, tener precaución, ir con cuidado y dejarse llevar. No es algo que se pueda hacer a las carreras ni hay fórmulas mágicas para lograrlo. Simplemente hay que procurar estimulación previa, ir con cuidado y estar atentos. En un principio puede resultar un poco incómodo, pero con la costumbre y la estimulación el cuerpo se adapta a esta sensación, pasando de ser incómoda a placentera.

Un plug anal o unas bolas tailandesas son de suma ayuda. Especialmente las bolas tailandesas, puesto que con ellas se puede experimentar y adaptarse a la sensación antes del coito anal. Y las bolas tailandesas proporcionan la ventaja de ir aumentando su tamaño, puedo adaptarse fácilmente a cualquiera.

Consejos para practicar sexo anal

El último de los consejos para practicar sexo anal que os dejamos es que hay que prestar atención al cuerpo. Y saber que, si duele, ya que dejarlo inmediatamente, porque puede llegar a lesionar.

De resto, si se toma con calma, precaución y con la higiene adecuada, esta puede llegar a ser una práctica sumamente placentera —siendo, según sexólogos, una de las formas más fáciles para que la mujer llegue al orgasmo y la forma más fácil de llevar al hombre al orgasmo—, por lo tanto, dejad el miedo de lado y probadlo, podréis encontrar un tesoro muy satisfactorio. 

Tags:
No Comments

Post A Comment