El porno no es educación sexual

El porno no es educación sexual

La pornografía es una forma de entretenimiento, que se puede disfrutar tanto en pareja como en solitario. Para eso, la pornografía funciona perfectamente. Pero, en cambio, para utilizarle como una guía de lo que debería ser el acto sexual, no funciona nada bien, y puede llegar a generar muchos problemas en nuestra vida sexual.

Pero, ¿por qué sucede esto? En este artículo te contaremos por qué el porno es educación sexual.

Una verdad muy diferente

Cuando vemos una película de acción, sabemos que muchas de las escenas que se muestran en pantalla no son más que producto de la creatividad de los cineastas en su búsqueda por entretener al público, pero en la vida real jamás podría suceder de esa forma. Algo similar sucede con el porno, porque aunque puede llegar a parecer más cercano a la realidad, está lejos de serlo. Porque al igual que cualquier otra película hecha únicamente para entretener, el porno nos muestra muchas situaciones que no sucederían en la vida real; o que, de suceder, ocurrirían de una forma muy distinta a como nos dicen que son.

Veamos algunas de las cosas que son muy comunes en el porno pero que suceden de forma muy distinta en la vida real.

¿Es tan fácil excitarse?

Es común ver en el porno como las mujeres siempre están húmedas y dispuestas para tener sexo en cualquier lugar, en cualquier momento. Por el otro lado también tenemos a los hombres en las pornos, que pueden tener erecciones en segundos, y mantenerlas durante horas.

Pero la realidad es que excitarse no es tan sencillo. E incluso, aunque una persona pueda sentir excitación, no necesariamente podría humedecerse rápidamente, ni tampoco tener una erección en segundos. Es importante entender esto, porque la porno ha hecho que muchas personas piensen que si no se está listo inmediatamente para tener sexo, entonces es porque no le gustas a tu pareja, y no es así.

El sexo no dura tanto

Una escena en una porno puede durar entre 30 minutos y una hora, donde los actores no parecen cansarse y siempre estar excitados. Esta es una gran diferencia con el encuentro sexual promedio, que puede durar entre y 7 minutos. Es por esta razón que muchos creen que si un encuentro no dura una hora, entonces no fue satisfactorio, pero nada está más lejos de la realidad.

Y es que las escenas en las pornos no son grabadas de forma continua, sino que son grabadas como cualquier otra película, con sus respectivos descansos. Es decir, que estos encuentros sexuales solo tienen una larga duración gracias a la magia de la post producción.

No es necesario ser tan violentos

La pornografía es entretenimiento visual, por lo que debe impactar al espectador para así cumplir su función. Es por eso que la manera en que los actores follan tiende a ser agresiva, salvaje y apasionada en extremo, como si ambos fueran animales luchando. Y aunque puedas pensar que no lo están fingiendo, la verdad es que todo esto es actuado, y muchas de las cosas que hacen pueden resultar dolorosas o incómodas para la persona promedio. Ejemplo de eso son los golpes en los pechos, intentar ahogar a tu pareja durante el sexo oral, ahorcar a la otra persona, tener sexo anal sin preparación, y un largo etcétera.

Muchos actores porno han contado en entrevistas que las cosas que hacen durante las escenas no son cosas que hacen en su cotidianidad, y que aunque pueda parecer que disfrutan mucho, no siempre es así.

El porno no es educación sexual

Hay muchas otras cosas que podríamos mencionar que suceden de forma distinta en el porno y en la vida real. Pero lo importante es entender que, aunque el porno pueda ser satisfactorio de ver, no debe ser tomado como un manual en el cual basar todos tus encuentros sexuales, pues el porno no es educación sexual.

Y si quieres leer más artículos, puedes visitar nuestro blog haciendo click aquí.

Tags:
No Comments

Post A Comment