Leader y follower (líder y seguidor)



Hace unos años, cuando tenías veintitantos, antes de conocer a tu expareja las cosas estaban muy claras:

  1. Si eres mujer heterosexual debías esperar a que un varón interpretara tus señales (señales que debían ser débiles para no parecer facilona). Entonces empezaba un proceso donde el hombre proponía y la mujer aceptaba, o no.

  2. Si eres varón heterosexual tu misión era establecer el primer contacto y tener la iniciativa durante todo el proceso hasta el final.

Cuando tenias veintitantos, antes de conocer a tu expareja las cosas estaban muy claras.

¿Qué ocurre ahora? Ha habido pequeños cambios, no tantos como me gustaría, pero alguno ha habido.

El principal cambio es el tiempo. Antes podías seguir ese protocolo sin miedo a alargar el proceso porque tenías tiempo de sobra. Ahora no. Ahora la ventana de oportunidad es muy estrecha. Si se abre debes entrar porque sino puede cerrarse para muchos, muchos días.

Las obligaciones familiares y laborales interfieren de forma continua en toda tu vida ¿No lo van a hacer en tu vida sexual y afectiva?

Por lo tanto y ante la nueva situación es necesario espabilar.

  • Señoras: Debéis empezar a tener más iniciativa. Si un varón os gusta id a por él. Con insinuaciones más fuertes o simplemente presentándoos. Aprended a  tener esa iniciativa y a gestionar el rechazo. Porque os van a rechazar. Si no te la juegas no te rechazan pero tampoco consigues tu objetivo.

  • Señores: Además de ser más audaces, con respeto y educación, debes estar preparado para aceptar iniciativa por parte de una mujer. “¡Pero si yo ya estoy preparado!” dirás. Sí, eso piensas de forma teórica pero en la práctica tú y yo sabemos que es otro cantar.

Los tiempos han cambiado, una nueva actitud es necesaria. Hace unos días pude asistir a una clase de Lindy Hop. El Lindy hop es un baile de tipo Swing muy dinámico y divertido. Pero no fue lo que más me llamó la atención.






Quienes daban la clase habían abandonado el antiguo lenguaje de los bailes de salón. Ya no hablaban de hombre y mujer sino de leader y follower (líder y seguidor).

Leader (líder) es quien lleva la iniciativa en el baile y follower (seguidor) es quien lo sigue. Y cualquiera de los dos papeles lo puede interpretar un varón o una mujer.

Se evita así una asignación esteriotipada de roles. Porque puede haber parejas formadas por dos hombres, por dos mujeres, o símplemente por mujeres con ganas de “mandar”.

En la seducción está ocurriendo algo similar. Ya no podemos hablar de varones siempre activos y de mujeres siempre pasivas. Ahora el liderato puede oscilar entre ambos sexos y ambos deben estar preparados para aceptarlo y adaptarse si quieren tener éxito en la interacción.

En el baile de salón es complicado, aunque no imposible, el cambio en la iniciativa durante la marcha. En la seducción esos cambios van a ser cada vez más frecuentes.

Es una buena noticia, es una gran noticia. No debes vivirlo con ansiedad sino estar atento y captar cuando tu interlocutor@ quiera llevar las riendas. Simplemente relájate y disfruta.

PD1: Me he referido a las relaciones heterosexuales porque soy consciente que el colectivo LGTB ya ha hecho este trabajo.

PD2: Sería una buena idea transformar el enfoque de los libros de seducción y plantear estos dos papeles con independencia del sexo. Y así dar libertad de elección a las personas.

Jordi Gascón

Hungry Hearts

www.erotonomia.com

Os informamos del Proximo Taller de Seduccion que tendrá lugar en Granada:
http://tuppersexandalucia.com/blog/tallerescursoseventos/taller-el-arte-de-la-seduccion