Practicar Sexo con La Regla

¡Oh dios mío qué asco! Estaréis pensado ya la mayoría al leer el título del post. También las habrá curiosas a ver que cuenta Sergio y así se lo explico a mi pareja. La actitud de las segundas me gusta. A las primeras, antes de entrar en detalles, os diré que sólo es sangre, por si no lo sabíais jajaja. De verdad, os lo prometo. Y no deja rastro ni mancha más que el semen. Así que tranquilas que las suegras no lo van a notar. Sólo los del CSI son capaces de detectarla con sus “flifís” y luces ultravioletas.

 

En serio, las personas que se escandalizan por tan sólo proponer follar cuando estáis con la regla, deberían antes de poner el grito en el cielo, preguntarse a sí mismas porque no quieren. Pero preguntárselo bien, pensarlo detenidamente qué es lo que lo hace tan malo. Porque ¿sabéis? En temas sobre todo de sexo, tendemos a automatizar respuestas que damos por verdades porque desde pequeñ@s nos lo han repetido una y otra vez. Tanto lo hemos escuchado que lo damos por una verdad absoluta y ni lo cuestionamos. ¿Follar con la regla? ¡Dios mío de vida y del amor hermoso! Esa suele ser nuestra reacción. Así que por favor, pensar en ello primero. Tanto tiempo como sea necesario. ¡Descubrid vuestra verdad!

 

Para las personas que vivís vuestro cuerpo y vuestros fluidos con naturalidad, los únicos impedimentos para follar con la regla son molestias muy grandes durante la penetración (son pocos los casos pero haylos) y tener una pareja aprensiva (normalmente hombres, y normalmente los muy “machos” que les encanta una peli sangrienta pero se les olvidó hacerse inmunes a los desmayos cuando ven sangre ).

stop

 

Si lo que sufrís son cólicos, que esto podéis ser la mayoría, y habéis escuchado que el sexo suele reducir los dolores, que sepáis que es verdad pero ¡ojo! Tomaos vuestras pastillitas y hacerlo cuando mejor os encontréis, además tened en cuenta que el sexo no mejora el dolor, en realidad es el orgasmo. Y cuantos más mejor. Como os pongáis a follar y no acabéis, lo más seguro es que a los cólicos le suméis un dolor de cabeza.

 

De todos modos, os dé más reparo o no en follar con la regla, la cuestión es que cuando toca la menstruación la sexualidad no tiene que pararse. Eso de “cerrado por reformas” es muy arcaico y pasado de moda. Siempre podéis echar mano de la imaginación y de los juguetes eróticos, que para estas ocasiones son estupendos. Podéis usar un vibrador o que lo use vuestra pareja en vosotras, o incluso aprovechad para hacer prácticas y juegos de sexo anal con los plugins o las bolas… Hasta podéis comprar un huevo con mando y disfrutar de sus distintas velocidades de vibración mientras vuestra pareja juega con los botones. Así nadie se desmaya por ver sangre pero conseguís dar rienda suelta a vuestro deseo.

 

Porque esa es otra, el deseo a veces hasta aumenta durante la regla. Y reprimir vuestro deseo y dejar de disfrutar de vuestra sexualidad existiendo tantas variantes es de locos, con perdón. Y muy frustrante.

 

Que lo ideal sería que vuestra pareja hiciera como si nada, pues sí. ¿Os los imagináis practicándoos sexo oral? Pues si les explicáis que vuestra vagina no es una fuente que emana sangre fresca continuamente, que si mete un dedo y sale manchado se lava, y que el clítoris está más arriba de la salida de la vagina, a lo mejor lográis que lo hagan. Como mucho sentirán un ligero sabor a hierro. Y para follar, una toalla vieja debajo de las caderas y así no habrá que preocuparse de las sábanas ni el colchón.

 

De todos modos, pasaos a ver a vuestras chicas de Tuppersex Andalucia que seguro que os dan montones de ideas de juguetes para probar durante esos días. Así que ya no tienes excusas para decir que no o te digan que no en ninguna fecha del calendario.

 

Sergio
@masajeymujer
Cronicassexitivas.blogspot.com