MURIENDO DE GANAS

El cuarto de baño estaba lleno de vaho.

Mientras, el agua caliente cubría la Bañera de patas de León.

Ella se acercó al espejo y escribió su nombre muy despacio casi acariciando el cristal.

No había mucha luz, rozaba la intimidad las llamas de unas velas colocadas estratégicamente por el suelo. El vino en su temperatura exacta y dos copas esperando impacientes ser servidas.

 

Desnuda y ansiosa le esperaba...con el deseo hambriento...

con los ojos cerrados...

imaginaba una y otra vez como sus manos recorrerían sus pechos...

como su boca, sus labios, su lengua humedecían sus pezones....

como se ponían duros con el roce y el calor.

 

Imaginaba sus besos... cada vez más pasionales...

como se mordían los labios... como le devoraba el cuello.

 

Imaginaba su miembro duro, rosado, maravillosamente apetecible...

podía sentir sus latidos...

podía imaginar el tacto al jugar con su lengua con sus labios, sentir su calor...

 

Lo Imaginaba dentro de ella, embistiéndola con furia, dándose entero, robándole el alma y los orgasmos...muriendo de placer.

 

Imaginaba... Imaginaba.... y la excitación y la humedad le recorrían las ingles...y bajaba por sus piernas...

 

Abrió los ojos... alguien abría la puerta tras ella... la agarraba de la cintura y le besaba el cuello...

 

no se dijeron nada....

 

se cerró la puerta a la imaginación.,

 

dando paso a lo real, a la pasión...al inmenso deseo contenido.

 

Escrito por : Midori

Abigail López

Abigail.lopez.torres@gmail.com