¿Cómo estimular el punto G?

¿Cómo estimular el punto G?

Aunque conocemos el punto G desde hace muchísimos años, no es sino hasta los años ochenta en que se comienza a hablar ampliamente de esta parte del cuerpo en la comunidad científica. Antes, no se trataba más que de un hallazgo marginal hecho por Ernst Gräfenberg en medio de sus investigaciones sobre la eyaculación femenina, a principios del siglo XX. Pero desde que fue acuñado el término Punto G, en honor al mismo Gräfenberg, se ha buscado experimentar en la estimulación de esta zona, de manera que se puedan develar todos sus secretos sobre el placer, y los orgasmos intensos que produce. En este artículo te contaremos un poco de eso; te contaremos cómo estimular el punto G.

¿Cómo estimular el punto G?

Primero debes saber cómo encontrar el punto G. en un artículo anterior (pincha aquí) te contamos como encontrarlo.

Lamentablemente, no todas las mujeres tienen un punto G, por lo que, si no lo encuentras, entonces no hay ningún problema. Pero si lo haces, entonces puedes intentar estimularlo para llegar a intensos orgasmos.

Para estimular el punto g, en principio, se recomienda estar ya excitada. Porque la sensación que este produce es tan intensa que, cuando no te encuentras en el “modo”, en ambiente, entonces puede ser incluso doloroso su tacto.

Así que puedes preparar el ambiente, poner música relajante, algunas velas aromáticas, una temperatura cálida (¡deja volar tu imaginación!) y deja que tu cuerpo te de placer.

Una vez que estés en el “modo”, busca la posición que te sea más cómoda. Esto puede ser sentada o acostada. Quizás sentada pueda ser más fácil llegar que acostada.

Estando en posición, introduce los dedos como si estuviera intentando encontrar de nuevo el punto G. una vez que lo hayas sentido, puedes frotarlo, lo más suave posible, con la yema de los dedos.

Puede ser de arriba abajo o en círculos, lo importante es que sea suave y lento.

Si sientes que puedes aumentar la intensidad, hazlo, pero poco a poco; no queremos que te lastimes. Y ten cuidado con las uñas, que no te lastimen.

Y, lo más importante, relájate y déjate llevar. Si no puedes tener un orgasmo rápidamente, no desesperes. Disfruta de la experiencia que te da tu cuerpo e intenta en otro momento.

Otras formas de estimular el punto G

Además de la masturbación, el punto G puede estimularse a través de la penetración. Dependiendo de la curvatura del pene (hacia arriba, hacia la derecha o la izquierda), elegir una posición que haga que el punto G quede en su rango de tacto, puede ser una forma inteligente de estimular durante el sexo.

También existen juguetes sexuales hechos para estimular el punto G, los cuales tienen la forma perfecta para excitar esa zona de tu cuerpo, ya que son curveados. Algunos se mueven de arriba abajo y algunos incluso tienen vibrador, que te dará esas sensaciones intensas que probablemente estás buscando.

Lo importante es que explores tu cuerpo y aprendas de las distintas formas en que el punto g puede llegar a darte placer.

Y si quieres aprender más sobre sexualidad, en nuestro blog encontrarás muchos más artículos referentes sobre sexualidad.

No Comments

Post A Comment