¿Está mal llorar después de un orgasmo?

¿Está mal llorar después de un orgasmo?

Probablemente en algún momento te haya sucedió que después de una relación sexual muy placentera, o después de un orgasmo, empiezas a llorar sin ningún motivo aparente. Junto con el llanto, es probable que también hayas tenido sentimientos de culpa, o que simplemente te moleste el hecho de que, después de algo tan placentero, no hagas otra cosa que llorar.

La pregunta que nos debemos hacer entonces es: ¿Está mal llorar después de un orgasmo?

¿Está mal llorar después de un orgasmo?

La verdad es que llorar después de un encuentro sexual o de un orgasmo, si hubo uno, es más normal de lo que piensas. Esto se llama disforia sexual y le ha sucedido a casi la mitad de la población, según estimaciones. Es decir, que se trata de un fenómeno de lo más común.

Pero, ¿por qué sucede esto? ¿Qué tiene que ver el llanto con algo tan placentero como el sexo?

¿Por qué sucede esto?

El sexo es un catalizador de emociones, algunas que pueden llegar a ser muy fuertes. Es por eso que, luego de tener un orgasmo —que es la liberación de toda la tensión sexual acumulada, y de todas las emociones fuertes que se han sentido durante un rato—, el cuerpo puede reaccionar de distintas formas, todas completamente naturales. Hay quien tiene espasmos, hay quien se ríe, hay quien moja la cama y hay quien llora al momento e que eso suceda.

Pero esto se debe, generalmente, a una cuestión química en el cuerpo. Por otra parte, aunque asociamos comúnmente el llanto a la tristeza, la verdad es que también se llora de felicidad.

Sentimientos de tristeza luego del sexo

Además del llanto, también es posible que luego se presenten sentimientos de tristeza o de culpa luego del sexo. Aunque esto no se puede considerar como disforia postcoital sino como otro tipo de malestar. En este caso, habría que analizar el caso concreto para saber qué lo causa. Hay muchas razones por las cuales una persona puede sentir tristeza, angustia u otras emociones negativas.

En estos casos, podemos mencionar el tipo de crianza que se ha tenido como uno de los causantes. Crecer en un entorno en el cual disfrutar de tu propio cuerpo no se ve como algo positivo puede llegar a tener una influencia definitiva en la persona. Y aunque se lleguen a pisar estos prejuicios, pudiendo disfrutar de la sexualidad propia, no es extraño que de vez en cuando aparezcan sentimientos de tristeza o culpabilidad. Pero en estos casos hay que entenderlos para poder manejarlos.

En caso de que te suceda frecuentemente y que esté comenzando a afectar tu vida sexual, lo más recomendable es ver a un especialista, que pueda ayudarte a tratarlo.

Conclusión

No hay que sentirse avergonzados por llorar luego del acto sexual, pues es algo completamente natural. Y aunque a tu pareja le puede resultar extraño o puede incluso ofenderse, es necesario hablar sobre esto y explicar que es normal y que no tiene nada que ver con la tristeza en sí, sino con una reacción propia del cuerpo.

Esperamos que este artículo te haya sacado de dudas, y si quieres leer más sobre educación sexual, te invitamos a visitar nuestro blog haciendo click aquí.

No Comments

Post A Comment