Consejos para hacer un Analingus

Consejos para hacer un Analingus

Consejos para hacer un Analingus

Siempre hacer lo mismo en la cama puede volverse rutinario y monótono. Por eso probar cosas nuevas y más atrevidas puede darle ese toque picante al sexo que tanto nos gusta.

Hoy te hablaremos de una de esas prácticas poco comunes, que es el Analingus, también conocido como beso negro, y te daremos algunos consejos para que puedas probarlo con tu pareja.

Consejos para realizar Analingus

Empecemos por hablar de la zona, hablar sobre el ano es algo que puede ser controversial para algunos. Sin embargo, no podemos negar que es una de las zonas más sensibles de nuestro cuerpo, que sus pliegues están llenos de terminaciones nerviosas y que su sensibilidad está directamente conectada con nuestros genitales.

Es por eso que estimular esta zona oralmente puede llegar a ser tan placentero para quien lo recibe, sin mencionar lo excitante que puede llegar a ser para quien lo da.

Pero, ¿cómo hacerlo y qué debemos tomar en cuenta para hacerlo?

Veamos algunos consejos para hacer Analingus

Cuidar de la higiene de la zona

Para todo lo referente con el ano, es importante cuidar mucho de la higiene. Si bien la zona, si es bien limpiada, no guarda residuo alguno de desechos, en caso de no lavarse correctamente pueden surgir malos olores, matando la pasión.

Es muy recomendable que tanto tu como tu pareja procuren mantener una buena higiene de la zona, pues tanto el ano como los genitales tienden a ensuciarse con facilidad.

Pero mientras que todo esté limpio, no habrá problema.

Háblalo con tu pareja

Practicar un Analingus no es algo que debes hacer simplemente porque te nace. Porque es una zona muy sensible y hacerlo sin previo aviso puede generar una sensación muy fuerte en tu pareja, que probablemente no será positiva.

Así que si estás pensando en probar nuevas cosas, lo mejor es hablar con tu pareja, comentarle las ideas que tienes y lo que quieres intentar, como también preguntarle si le gustaría o cuáles son las cosas que le gustaría probar.

Y si tu pareja no quiere intentarlo, está bien también.

¿Cómo hacer un Analingus?

Una vez que lo hayas hablado con tu pareja y quieras intentarlo, debes saber que lo mejor, tanto para un Analingus como un Cunilingus o una Felatio, es empezar con suavidad y lentitud. Ir poco a poco, rodeando la zona, con un tacto ligero, casi como una caricia.

No vayas directamente al lugar, crea atmosfera y tensión, enciende el fuego poco a poco.

Así puedes ir acercándote, con ligeros besos o caricias con la lengua, alrededor, lentamente, hasta llegar al ano. Una vez ahí, rodéalo con la lengua, primero lento y suave, que tu pareja se vaya acostumbrando a la sensación y progresivamente aumenta la velocidad y la intensidad, para llevar el placer al máximo.

Y recuerda en todo momento estar en comunicación con tu pareja, preguntándole cómo se siente, que le gustaría o si está disfrutando. La comunicación es un punto fundamente en el sexo, y es importante siempre mantenerse comunicados.

Aprende con tuppersex

Si quieres conocer un poco más sobre esta y otras formas de romper las rutinas, échales un vistazo a nuestros talleres haciendo click aquí, donde encontrarás muchas opciones para aprender sobre sexualidad.

No Comments

Post A Comment