La Infoxicación y cómo afecta la educación sexual

La Infoxicación y cómo afecta la educación sexual

El mundo en el que vivimos cada vez se mueve a una velocidad mayor. La tecnología es una prueba de eso desarrollándose enormemente en poco tiempo. Hace poco más de 20 años, por ejemplo, no existía Google. Hace poco más de 10 años no existía Instagram. No había móviles con pantallas táctiles, los millonarios no podían viajar al espacio en sus propias naves y no teníamos tanto acceso a la información como en esta época, donde prácticamente cualquier cosa que busques en la web tendrá una respuesta.

¿Esto significa que hemos mejorado como sociedad?

La respuesta es un quizás. Porque aunque hemos mejorado, han surgido otros problemas. Como la infoxicación. Veamos de qué se trata esta curiosa palabra y cómo afecta la educación sexual.

¿Qué es la infoxicación?

Vivimos en la era de la información y la inmediatez. Una era en que somos bombardeados de información diariamente por distintos medios: redes sociales, canales tradicionales como la televisión o el periódico, el internet, entre otros. Estamos expuestos a tanta información que no podemos procesarla; nos intoxica.

De ahí viene la palabra infoxicación: que no es otra cosa que la sobrecarga de información sobre un tema en específico, que te impide profundizar en este tema. Es decir, que en vez de informarte, tanta información termina por mal informarte o directamente desinformarte.

¿Cómo afecta la infoxicación la educación sexual?

Si una persona, por ejemplo, siente que su relación no va bien en cuanto a la intimidad, y busca en internet qué es lo que le sucede a su relación, se encontrará con tanta información al respecto, que terminará más confundido de lo que estaba antes de investigar. O puede terminar creyendo que el problema de su relación es causado por algo totalmente diferente a la causa real. Esto sin mencionar que muchos de los artículos que leerá en internet serán hechos por personas que no tienen un verdadero interés en ayudar a los demás, al menos en materia sexual, sino en crear contenido.

Como esta, hay muchas otras formas en las cuales la infoxicación afecta la educación sexual: las personas se auto-educan de forma errónea, y no aprenden cosas esenciales como la necesidad de comunicarse con tu pareja sexual, la importancia de la empatía o de una buena higiene.

¿Qué hacer ante la infoxicación?

Una de las mejores formas de desintoxicarse de tanta información es, simplemente, pasando menos tiempo en internet o en redes sociales. Los algoritmos están hechos para mantenerte en las plataformas todo el tiempo posible, de manera que tienes que hacer un esfuerzo para alejarte de ello y dedicarle solo ciertas horas al día.

Por otra parte, es importante no creer en todo lo que leas; también es importante que verifiques la información y que te asegures de que fue hecho por alguien que conoce del tema.

Especialmente en materia de sexualidad; es importante tener en cuenta lo esencial, y pensar que si algo falla en tu relación o en tu vida sexual, lo primero que tienes que hacer es mirar dentro de ti mismo. Y, si sientes que se trata de un problema grave, busca ayuda de un profesional. Y aunque suene paradójico decirlo, no te quedes únicamente con lo que leíste en un blog. Siempre busca tu bienestar.

Esperamos que este breve artículo sobre infoxicación sea de ayuda para entender este problema, y de qué forma es mejor abordarlo.

No Comments

Post A Comment