Cómo limpiar correctamente un juguete sexual

Cómo limpiar correctamente un juguete sexual

Los juguetes sexuales son estupendos compañeros cuando se trata de explorar, a solas, nuestros cuerpos. También pueden convertirse en ese perfecto invitado a la cama cuando experimentamos cosas nuevas con nuestra pareja. Y de la misma forma en que es necesario que nosotros mismos llevemos una correcta higiene genital, también es necesario saber limpiar y guardar correctamente los juguetes sexuales, para prevenir infecciones y que el material no se dañe.

Así que hoy te contaremos como limpiar correctamente un juguete sexual.

¿Cómo limpiar correctamente los juguetes sexuales?

Aunque es normal que los fabricantes de los juguetes vendan también productos para limpiarlos, estos no son necesarios. De hecho, para los juguetes hechos de los materiales más comunes, como silicona o plástico, bastan para limpiarlo el jabón neutro y el agua, pudiendo hacerse en un lavamanos sin ningún problema. Hay que tener cuidado, pues algunos juguetes pueden sumergirse en agua; otros, sin embargo, no pueden sumergirse y hay que lavarlos con precaución, porque pueden dañarse.

Cuando se trata de otro tipo de materiales, es importante fijarse en las recomendaciones del fabricante, las cuales suelen venir con las instrucciones de uso.

Es importante tener en cuenta que algunos materiales no se pueden lavar y que, lamentablemente, después de cierto tiempo de uso, deben ser tirados, como las cuerdas hechas a base de cáñamo.

¿Con qué frecuencia deben ser lavados los juguetes sexuales?

Pues si se usan con frecuencia, lo más recomendable es que estos se lavan después de usarlos.

¿Eso significa que cada vez que uso la bala vibradora debo limpiarla?

Exactamente. Si usas la bala vibradora (o cualquier otro juguete) todos los días de la semana, entonces todos los días de la semana deberás lavarla con agua y jabón.

¿Cómo guardar un juguete sexual?

No solamente es importante la forma en que lavas tu juguete sexual, también es importante la forma en que lo guardas, y dónde lo haces. Esto garantizará que se conserven en buen estado y que puedan durarte mucho más tiempo.

En cuanto a los juguetes más tradicionales, no es necesario guardarlos en la caja en la que vienen. De hecho, la gran mayoría incluyen una bolsita de satén para guardarlos. Este lugar es ideal para ponerlos luego de lavarlos y de dejarlos secar. Si estos tienen cargadores, es ideal ponerlos en la misma bolsa.

Con respecto a juguetes típicos del BDSM, como los látigos o las fustas, hay que hidratarlos cada cierto tiempo, para que puedan conservarse más. Para esto, basta con usar el mismo hidratante que utilizamos para las manos.

En el lugar específico donde se guardarán los juguetes, es recomendable que no sea un lugar muy húmedo, tampoco muy frío ni muy caliente. Aunque cada juguete trae sus propias instrucciones, y no siempre será reocmendable tenerlos ern el mismo lugar. pero todo esto dependerá de los materiales que utilicen.

Conclusión

Una buena higiene te garantizará que tus juguetes sexuales no huelan mal y que puedan durarte mucho más tiempo. Tener cuidado al lavarlos y al guardarlos también es cuidarte.

Y si te ha gustado este artículo sobre cómo limpiar correctamente un juguete sexual, puedes leer más en nuestro blog haciendo click aquí.

No Comments

Post A Comment