Siempre supo que aquella sería su última conquista, rozando los cincuenta disfrutar de aquella princesa de ébano era una oportunidad que no iba a dejar escapar. La piel canela brillaba con la luz de la chimenea, su largo pelo zaino cubría unos pequeños pechos acabados en...