—Ahhh que rico, de verdad que te extrañaba –te digo al oído mientras comienzas a mover mis caderas a tu ritmo–. Mmm delicioso. Tengo el deseo a flor de piel, estoy tan sensible, y ese vaivén que tienes es delicioso pronto alcanzó mi primer orgasmo,...

Siempre supo que aquella sería su última conquista, rozando los cincuenta disfrutar de aquella princesa de ébano era una oportunidad que no iba a dejar escapar. La piel canela brillaba con la luz de la chimenea, su largo pelo zaino cubría unos pequeños pechos acabados en...