Qué debes saber sobre las relaciones abiertas

Qué debes saber sobre las relaciones abiertas

Hoy en día es común leer o escucharen distintos medios, tanto tradicionales como digitales, sobre las relaciones abiertas. Se habla de esto con mucha más libertad que en el pasado, lo que hace que más parejas se animen a probarlo. No obstante, aunque se habla de lo bueno que puede ser para una pareja el abrir una relación, es importante tomar ciertos aspectos en cuenta, puesto que para algunos, quizás no sea la mejor idea.

Veamos ahora qué debes saber sobre las relaciones abiertas.

¿Qué debes saber sobre una relación abierta?

Primero que todo, es necesario hablar sobre qué es una relación abierta.

Una relación abierta bien puede ser un matrimonio, o una unión libre (noviazgo), donde ambas partes pueden acostarse con otras personas sin que esto sea considerado una infidelidad. No obstante, cada relación tendrá sus particularidades.

Suele considerarse que está a medio camino entre el amor libre y una relación convencional.

Sabiendo esto, veamos algunos aspectos a tener en cuenta sobre una relación abierta.

¿Qué tan fuerte es el vínculo?

Contrario a lo que podría creerse, es necesario que el vínculo sea muy fuerte para tener una relación abierta. Si la relación con tu pareja es problemática o está pasando por un momento difícil, el abrir la relación no es una opción que debáis tener en consideración.

Por el contrario, para abrir la relación debe haber un vínculo muy sólido, debe haber bienestar y deben funcionar bien como equipo. De otra forma, en los momentos en que aparezcan celos e inseguridades, lo más probable es que no se gestionen de la mejor forma, pudiendo llevar la relación a su fin.

¿Cómo se sienten al respecto?

Abrir la cuestión puede sacar a flote lo peor de nosotros mismos: inseguridades, preocupaciones, baja autoestima, etc. Así que, si estáis pensando en abrir la relación, ambos tienen que hacer una auto-evaluación, y poner en consideración si sabréis gestionar las experiencias de la mejor forma o si, por el contrario, os afectará negativamente.

Acuerdos y objetivos claros

Para abrir una relación hay que tener objetivos claros: ¿por qué se quiere abrir la relación? ¿Qué es lo que os mueve a tenerlo en consideración?

Sabiendo esto, debéis ponderar si los objetivos que tienen con la relación abierta son compatibles.

Por otra parte, también es necesario ser lo más explícitos posible en cuanto a los pactos que surgirán a partir de la relación abierta. Muchas veces las parejas tienen pactos tácitos, que se sobreentienden, como el no ser infieles, pero en una relación abierta nada se sobre entiende, y todo hay que hablarlo. Estos pactos pueden ser, por ejemplo, no acostarse con nadie del círculo cercano, de la familia, del trabajo, etc. Vosotros seréis quienes fijen las reglas del juego, y si no estáis dispuestos a hablarlo, entonces la relación abierta no debe ser algo que tengan en consideración.

La comunicación

Por último, es muy difícil que cualquier relación, abierta o no, funcione sin una buena comunicación. Y si pensáis abrir la relación, la comunicación deberá ser constante, para despejar inseguridades, preocupaciones, dudas, etc. Si vuestra comunicación como pareja no es la mejor, una relación abierta no debería ser una opción.

Conclusión

Una relación abierta no es para todo el mundo, y antes de embarcaros en una aventura como esa, es importante hablarlo y sopesarlo mucho.

Esperamos que este breve guía donde te contamos qué debes saber sobre las relaciones abiertas os sea de ayuda en caso de que estéis pensando en hacerlo, o que sientan curiosidad por el tema.

Si queréis leer más artículos sobre sexualidad, podéis visitar nuestro blog haciendo click aquí.

No Comments

Post A Comment